Google PlusFacebookTwitter

Responsabilidad Social, Medicina para los Tres Focos de Crisis

By on 21/04/2009 in Sostenibilidad

Share On GoogleShare On FacebookShare On Twitter

Llevo meses enfaenado en la comunicación de huelgas, EREs y movidas varias. Con todo, ya no me caben dudas. Si quieres prevenir dolencias de reputación, curar trastornos de fama y rehabilitar el crédito perdido, no encontrarás mejor tratamiento que la Responsabilidad Social Empresarial. Mano de santo para los tres virus del desprestigio:

1. Conflictos

La resistencia al cambio es la mayor fuente de crisis de las organizaciones. Cambios en la propiedad, en la dirección, en la organización, en la actividad… Pueden suscitar el rechazo de accionistas, directivos, trabajadores y consumidores.

Si quieres prevenir conflictos, establece canales de diálogo y colaboración con todos tus interlocutores (stakeholders). Asimilarán mejor las transformaciones si tienes en cuenta sus expectativas. Es la esencia de la RSE.

2. Sucesos

Los accidentes e incidentes son la otra cepa de la crisis reputacional. Perjuicios contra la seguridad de los trabajadores o de los consumidores. Daños fatales al medio ambiente. Atentados contra los derechos humanos.

Podrás atenuar el impacto si aplicas procedimientos de gestión que minimicen esos riesgos, y estableces, además, pautas de transparencia sobre la actividad de tu organización.

As, es probable que la opinión pblica se decante más por la casualidad que por la causalidad.

3. Escándalos

El tercer germen de las crisis en las organizaciones brota de los vicios de sus miembros. Corrupciones y perversiones. Delitos y faltas. Hechos morbosos.

Es la prueba de fuego de la reputación corporativa. Si se le reconoce a la empresa responsabilidad social, su prestigio prevalecerá por encima del de sus individuos, aunque sea el mismísimo presidente.

En caso contrario, la pésima fama del malhechor se asimilará a la de la marca corporativa, sin asomo de duda.

Más sobre Responsabilidad Social y Comunicación Corporativa